Los huertos son una manera maravillosa de mejorar orgánicamente la dieta sin preocuparse por pesticidas y químicos dañinos que comprometen las verduras. Cuando se trata de fertilizar el huerto, existen múltiples opciones; la mejor de ellas es el compost y el estiércol.

Sin embargo, entre el compost y el estiércol, ¿cuál es el mejor fertilizante para los huertos? Hay ventajas y desventajas de ambos métodos de fertilización, pero el consenso general es que el compost es la mejor manera de fertilizar un huerto.

Comprender los pros y los contras tanto del compost como del estiércol, es la clave para aprender cuál es mejor para fertilizar un huerto.

¿Qué es el compost?

El compost es “materia orgánica parcialmente descompuesta”. Se puede comprar o fabricar, y la mayoría de la gente prefiere usarlo simplemente porque huele mejor y es más limpio. Es el “oro negro” de la jardinería, capaz de trabajar con diferentes suelos y hacerlos adecuados para crear huertos abundantes.

Si bien el compost parece simple, el proceso para elaborarlo se basa en la ciencia. Se utiliza una técnica para hacer un compost adecuado que incluye cuatro ingredientes principales: materia orgánica, humedad, oxígeno y bacterias.

Algunos de los beneficios del compost incluyen:

  • Mejora la estructura del suelo al que se añadePor ejemplo, en suelo arenoso, el compost ayuda a mantener el suelo unido al retener la humedad.
  • Atrae a las lombrices de tierra. Las lombrices de tierra ayudan a mejorar la estructura del suelo porque sus movimientos airean el suelo, permiten un mayor drenaje de agua y transfieren minerales.
  • Acondiciona el suelo. En lugar de liberar todos sus nutrientes a la vez, el compost libera lentamente sus nutrientes, lo que permite que sus beneficios duren toda la temporada de crecimiento.
  • Mejora la salud del suelo. Algunas investigaciones muestran que el compost ayuda a controlar los patógenos del suelo y a prevenir enfermedades de las plantas.

¿Qué es el estiércol?

El estiércol, que se define como “excrementos de animales para fertilizar la tierra”, es la primera opción de fertilizante para muchos agricultores a gran escala. Al igual que el compost, ayuda a mejorar la capacidad de agua del suelo y proporciona muchos nutrientes para que crezcan plantas saludables.

Sin embargo, no se supone que el estiércol se use para cultivos alimentarios, especialmente para cultivos de raíces como las zanahorias. Puede transferir enfermedades a los humanos, como E. coli. Si es absolutamente necesario usarlo, debe aplicarse al suelo al menos cuatro meses antes de plantar cultivos comestibles.

Hacer compost

Hay muchas razones para hacer compost. Es una excelente manera de reciclar desechos orgánicos y ahorrar dinero. Además, es mucho más fácil de usar para un huerto a pequeña escala que el estiércol.

Los materiales que se pueden convertir en compost incluyen:

  • Césped
  • Recortes de césped y recortes de setos
  • Hojas
  • Heno, paja y malas hierbas
  • Estiércol
  • Mazorcas de maíz y tallos de maíz picados
  • Serrín
  • Periódico triturado
  • Cenizas de madera
  • Restos de cocina (asegúrese de dejar fuera la grasa, los restos de carne y los huesos)

Sí, se puede agregar estiércol al compost; es una excelente fuente de nitrógeno. Sin embargo, debe manejarse con extrema precaución debido al riesgo de enfermedad.

Proporción adecuada de carbono a nitrógeno

El compost debe presentar una proporción de carbono a nitrógeno (C: N) de 30: 1. Cualquier otra proporción causa un desequilibrio que resulta en muy poco nitrógeno para descomponer los materiales orgánicos, y la descomposición tomará mucho más tiempo. Otra forma de expresar esta relación es la regla a seguir de dos tercios de material de carbono (marrones) y un tercio de material de nitrógeno (verdes).

Es importante saber qué aporta cada parte del compost: carbono o nitrógeno. Separe los materiales del compost por verdes y marrones. Los materiales verdes tienen un alto contenido de nitrógeno y pueden incluir recortes de césped y restos de verduras. Los materiales marrones tienen un alto contenido de carbono e incluyen cosas como hojas secas y aserrín.

Saber qué aporta cada parte del compost ayudará a controlar la relación de carbono a nitrógeno y garantizará que el compost se descomponga a un ritmo adecuado. Algunos otros factores también son importantes al hacer compost, pero el factor más crítico es la proporción de carbono a nitrógeno.

Otros factores necesarios para hacer un buen compost son:

  • Acidez adecuada (pH 5,8 a 7)
  • Temperatura adecuada (por encima de 50 grados Fahrenheit)
  • Buena aireación
  • Humedad adecuada del suelo

¿Cómo hacer composta con estiércol?

Hacer un compost a base de estiércol es un proceso muy específico debido a la necesidad de matar cualquier patógeno que pueda haber en el estiércol. Aunque el estiércol es un gran acondicionador y fertilizante del suelo, su uso es muy arriesgado, especialmente para los jardineros domésticos.

El proceso para hacer compost con estiércol incluye los siguientes pasos:

  • Maneje con cuidado la mezcla adecuada de materiales
  • Controle la temperatura con un termómetro de compost de mango largo
  • Asegúrese de que la temperatura alcance de 130 a 140 grados Fahrenheit durante al menos 2 ciclos de calentamiento de cinco días
  • Cure el compost durante 2 a 4 meses antes de ponerlo en cualquier suelo.

Se deben seguir estos pasos para matar cualquier bacteria en el estiércol que sea dañina para los humanos. El control de la temperatura es especialmente importante porque las temperaturas extremadamente altas son las que matan a los patógenos en el estiércol.

Debido al tedioso proceso de hacer compost a base de estiércol y el riesgo que aún permanece si no se hace correctamente, la mayoría de los jardineros domésticos se apegan al compost orgánico que no incluye estiércol.

Los riesgos del estiércol en los huertos

Si bien el estiércol es definitivamente un fertilizante adecuado, los patógenos que pueden estar presentes en el estiércol hacen que su uso con alimentos sea increíblemente riesgoso, a menos que se haya compostado adecuadamente.

Algunos patógenos que se encuentran en el estiércol incluyen:

  • E. coli
  • Salmonela
  • Bacterias Campylobacter
  • Protozoos de Giardia
  • Protozoos de Cryptosporidium

Estos patógenos no solo pueden causar enfermedades en las personas que consumen las plantas que provienen del suelo contaminado, sino que los patógenos también pueden llegar al tejido vegetal

Las temperaturas extremadamente altas que se necesitan para matar estos patógenos rara vez se alcanzan en las pilas de compost en el hogar, por lo que, a menos que el fertilizante de estiércol se obtenga de un lugar que tenga los medios para hacerlo completamente seguro, los huertos caseros están mejor con compost orgánico que no incluya estiércol.

Construyendo una pila de compost

Al armar una pila de compost, uno no solo debe considerar la composición química del compost, sino que también debe considerar la ubicación y la contención del compost.

Ubicación

El compost es conocido por tener un olor fuerte y terroso similar al almizcle y, a veces, es desagradable debido a la descomposición que se produce dentro. Este es uno de los factores más importantes a considerar al elegir la ubicación para una pila de compost.

Dado que el compost no se podrá mover, debe haber una fuente de agua cerca que sea lo suficientemente conveniente para poder alcanzar el compost durante el tiempo seco para mantenerlo húmedo. Sin embargo, el compost nunca debe mantenerse sobre o cerca de agua estancada. Esto puede provocar importantes problemas de olores.

Si el compost se usa para el huerto de una casa, es mejor mantener la pila cerca del huerto para facilitar el acceso. Se recomienda mantenerlo en un área sombreada que no tenga árboles porque las raíces de los árboles son atraídas por la materia orgánica y pueden crecer en ella, causando problemas para cavar y usar el compost.

Contención del compost

Una vez que se selecciona la ubicación de la pila de compost, se debe tomar una decisión sobre cómo contenerlo. Los dos métodos de contención más comunes son el compostaje en montón y en capas. Independientemente de la forma en que esté contenido el compost, es mejor tener algún tipo de apertura fácil para alcanzarlo para extraerlo y usarlo.

El compostaje en montón es el tipo más simple de contención de compost, ya que solo hay que apilar la materia orgánica de forma progresiva. Lo malo es que requiere más espacio que las pilas de compost en capas. El tamaño mínimo del montón debe ser de 5 pies por 5 pies y al menos 3 pies de alto. El siguiente montón de compost no debe hacerse hasta que el primero esté lo suficientemente descompuesto para su uso.

Si bien el compostaje en montón es mucho más sencillo de crear y mantener, las capas cerradas dan como resultado el mejor y más proporcionado compost.

Conteniendo el compost como capas cerradas

Hay dos procesos muy importantes involucrados en la fabricación de compost en capas. El primero es hacer cada capa con los materiales adecuados. El segundo es asegurarse de tratar cada capa con la humedad adecuada, esparcimiento, etc.

Las capas de compost deben seguir esta fórmula:

  • Primera capa: material orgánico. Triture o pique suficientes materiales orgánicos para crear una capa de 6 a 8 pulgadas de espesor en la parte inferior del recinto de abono. Asegúrese de humedecer la capa pero no la empape completamente con agua.
  • Segunda capa: fertilizante. Esta capa debe tener un alto contenido de nitrógeno. Si se utilizan materiales orgánicos ricos en nitrógeno, como recortes de césped, deben colocarse en una capa de 4 pulgadas de espesor. Asegúrese de que no se traten con herbicidas. Si se usa un fertilizante de jardín, coloque 1 taza por cada 25 pies cuadrados en la parte superior de cada capa orgánica para proporcionar la fuente de nitrógeno.
  • Tercera capa: suelo. Los microorganismos viven dentro del suelo y ayudan con la descomposición del compost de manera adecuada. Si no hay suelo disponible, el compost terminado se puede usar para esto más tarde. Además, también se pueden usar activadores de compost en esta capa.

Las capas del compost deben seguir este patrón y alternarse a lo largo de todo el proceso para asegurarse de que el compost se descomponga y procese como debería.

Los pasos del tratamiento para la capa de compost incluyen:

  • Cave una zanja y coloque una tela metálica sobre ella para comenzar a colocar las capas de compost.
  • Coloque ramas en el fondo de la zanja para ayudar con la aireación de las capas inferiores.
  • Presione cada capa una vez colocada, pero no empaquete las capas por completo.
  • Riegue cada capa, pero no las empape. La pila debe parecerse a una “esponja bien escurrida”.
  • Use una herramienta para mezclar las capas cada dos o tres capas para ayudar a acelerar la descomposición.
  • Recuerde: 1 libra de nitrógeno por cada 30 libras de carbono produce la mejor descomposición.

Consulte un artículo relacionado que he escrito sobre el contenido de compost: ¿Se debe cubrir el compost de una pila?

Diferentes métodos de compostaje: rápido y lento

Tradicionalmente, los métodos de compostaje lento son los mejores. Con el compostaje lento, no hay necesidad de voltear las pilas y se puede agregar material orgánico en cualquier momento. Muchas personas que utilizan métodos de compostaje lento desarrollarán dos pilas de compostaje a la vez.

Los métodos de compostaje rápido pueden crear compost en solo seis semanas, pero hay que voltear las pilas regularmente. Se colocan grandes cantidades de materiales orgánicos en una serie de contenedores de compostaje (generalmente tres) o en un gran barril de compostaje giratorio.

Artículo relacionado: ¿Cuándo debo voltear mi pila de abono orgánico?

¿Cómo saber cuándo usar el compost?

El compost nunca debe usarse antes de que esté completamente descompuesto y listo. Cuando el compost esté listo para ser utilizado, no será reconocible como su forma original y debe ser oscuro y quebradizo.

Nota: No hay ningún problema con el uso de compost sin terminar en su huerto o jardín, siempre y cuando no se esté plantando en el compost. Las raíces de las plantas deben estar en el suelo y el compost terminado, pero está perfectamente bien tener material sin compostar encima del suelo como el mantillo.

Debido a que la descomposición no sigue una línea de tiempo definida, solo podemos usar estimaciones de tiempo para cuando el compost esté listo. Por ejemplo, con los métodos de compostaje lento, el compost normalmente está listo en cualquier momento dentro de los 3 a 9 meses. Con métodos rápidos de compostaje, puede estar listo en 3 a 8 semanas.

Antes de usar el compost, es una buena práctica filtrar el compost a través de una malla de alambre para asegurarse de que se filtren las piezas más grandes. Cosas como las ramitas que se usan comúnmente para la aireación se descomponen mucho más lentamente que los materiales orgánicos más pequeños y deben retirarse y devolverse a la pila de compost.

Necesidades estacionales de compost en el huerto

En primavera, se sugiere colocar de media pulgada a 3 pulgadas de compost en la parte superior del huerto y mezclarlo con las 4 pulgadas superiores de tierra. En otoño, se sugiere aplicar compost de la misma manera si el clima invernal permite huertos.

Además, en la temporada de crecimiento, el compost se puede usar como mantillo colocándolo alrededor de las plantas en una capa ligera.

Se deben considerar tres cosas que afectan la tasa de aplicación de compost en un huerto, y son:

  • La fertilidad del suelo.
  • El agotamiento del suelo debido a cultivos anteriores.
  • La necesidad nutricional de la planta que se está plantando.

El objetivo del compost en la estructura del suelo

El propósito principal de agregar fertilizante y compost al suelo es ayudar a estimular la actividad microbiana. La actividad microbiana promueve un suelo verdaderamente aireado que deja mucho espacio para el agua.

Al desarrollar un suelo sano, vivo y fértil tendrá un huerto exitoso. Una aplicación especial de compost en el otoño puede promover una estructura del suelo asombrosa. Para aquellos huertos que no se van a plantar para el invierno, coloque unas pocas pulgadas de compost sobre el suelo y deje que el diseño de la naturaleza haga el resto del trabajo de tamizar y “labrar” la tierra.

Usar compost correctamente en un huerto familiar promueve la estructura del suelo, proporciona una dosis constante de nutrientes, mejora la capacidad de humedad, promueve la actividad microbiana y ayuda a crear plantas fuertes que sean resistentes a enfermedades e insectos.

¿Qué es el té de compost y cómo utilizarlo?

Otra forma de utilizar el compost como fertilizante es en forma de alimento líquido, que se conoce más comúnmente como té de compost. El té de compost es una excelente opción de fertilizante al plantar nuevas plantas.

Primero, se debe hacer el té.

  • Consiga un balde. Llénelo hasta ¼ de su capacidad con compost.
  • Llene el resto del balde con agua.
  • Revuelva la mezcla con frecuencia durante 24 a 48 horas; cuanto más la agite, mejor.

Los mejores tés de compost tienen aire incorporado en el proceso de “agitación” para mantener el té en movimiento. Algunas personas mezclarán sus tés con pequeñas bombas de agua para lograr este efecto.

Una vez que el té de compost esté terminado, se puede usar de esta forma:

  • Diluya la mezcla de té con más agua hasta que tenga el color de un té ligero.
  • Vierta 2 tazas de té de compost en la base de cada nueva planta una vez que esté plantada.

Es mejor usar todo el té de compost cuando se hace porque no conserva su valor nutricional por mucho tiempo. Las plantas más grandes pueden recibir más de 2 tazas, pero se debe tener cuidado para asegurarse de que no se vierte demasiado té sobre las plantas.

El veredicto: compost vs estiércol para un huerto

Tanto el estiércol como el compost son fertilizantes adecuados; sin embargo, tienden a ser ventajosos para diferentes tipos de agricultura y cultivos.

Las ventajas de usar estiércol incluyen:

  • Mayormente gratis; si no es gratis, es barato
  • Agrega materia orgánica al suelo
    • Mejora la estructura del suelo
    • Aumenta la capacidad de retención de agua
    • Reduce la erosión
  • Aporta nitrógeno, fósforo, potasio y otros nutrientes a las plantas.

Las desventajas de usar estiércol incluyen:

  • Los nutrientes son fácilmente filtrados por el suelo.
  • El contenido de nutrientes es increíblemente variable
  • Puede introducir patógenos peligrosos como E. Coli
  • Puede introducir semillas de malas hierbas

Las ventajas de usar compost incluyen:

  • Tiene un contenido de agua menor que el estiércol, por lo que hay una mayor concentración de fertilizante
  • Libera nutrientes de forma lenta y constante
  • Agrega materia orgánica al suelo
    • Mejora la estructura del suelo
    • Aumenta la capacidad de retención de agua
    • Disminuye las necesidades de riego, lo que puede reducir los costos de bombeo.
  • Los microbios beneficiosos aumentan el ciclo de nutrientes
  • Pocos o nulos patógenos y semillas de malezas

Las desventajas de usar compost incluyen:

  • Puede ser costoso (tiempo y dinero)
  • Se debe controlar la contaminación del agua subterránea y la escorrentía
  • Puede requerir permisos para fabricar o vender

Claramente, el compost es el fertilizante más seguro y beneficioso para los huertos. Si bien puede ser costoso, tiene demasiadas ventajas en comparación con el estiércol. Lo más importante es que reduce la posibilidad de introducir enfermedades a quienes consumen las verduras.

¡Gracias por compartir!