¿Quiere saber cómo hacer una fosa o zanja de compost? El compostaje es un concepto increíble; mediante el uso de los residuos de su propia casa, puede crear un suelo rico en nutrientes que se puede utilizar en muchas áreas.

Desafortunadamente, muchos a los que les encantaría hacer compost simplemente no tienen el tiempo o los recursos necesarios para hacerlo eficazmente. Sin embargo, existen métodos más fáciles de compostaje que pueden proporcionar los mismos grandes beneficios pero de forma mucho más fácil.

Cada vez que tira desechos de su cocina a la basura, probablemente se pregunte ¿cómo puedo hacer compost con restos de comida? Bueno, en realidad se puede a través de una fosa o zanja de compost, que permite a las personas enterrar casi cualquier resto de comida en cualquier área del patio. Estos restos se compostarán bajo tierra y proporcionarán al patio más nutrientes al tiempo que utiliza los residuos de comida.

En este artículo, va a conocer cómo hacer una fosa de compost y cuáles artículos puede usar y cuáles debe evitar.

El compostaje es extremadamente importante, ya que crea un material orgánico que se puede añadir al suelo para ayudar a aumentar el crecimiento de las plantas. Los desechos de alimentos a menudo conforman un tercio de los desechos generales en un hogar y hacer una fosa de compost es una manera fácil de reutilizar lo que habría sido basura y hacerlo beneficioso. Más adelante le diré cómo aplicar este tipo de compostaje en su huerto o jardín.

Beneficios de hacer una fosa de compost

Naturalmente, aumentar la calidad del suelo de su huerto o jardín es quizás el mayor beneficio de realizar una fosa de compost. La importancia del suelo es realmente algo que no se puede pasar por alto y dar a las plantas tierra rica en nutrientes es la mejor manera de facilitar su crecimiento.

Cuando una zanja de compost se utiliza en un huerto o jardín, fomentará el desarrollo de sistemas radiculares profundos y conservadores de agua en las plantas. También crea una banda subterránea de humus rico en nutrientes que a todas las plantas les encantará.

El proceso es más lento que muchos métodos de compostaje tradicionales, pero tiene otros beneficios. Algunos otros grandes beneficios de enterrar restos de comida directamente en el huerto o jardín son:

  • Poco o ningún olor será evidente, lo que reducirá la posibilidad de atraer animales no deseados a su patio.
  • Mantener niveles de humedad adecuados, voltear o airear la pila de compost ya no será una preocupación.
  • Los residuos de la cocina se añaden directamente al suelo y justo por las raíces, el área exacta que será beneficiosa para las plantas.
  • A diferencia de algunas formas de compostaje, una fosa de compost es prácticamente invisible y se permite en casi todas las comunidades.
  • Otro gran beneficio de usar una fosa de compost en su huerto o jardín es que se puede hacer prácticamente en cualquier época del año. Muchos optan por zanjar a finales de otoño, lo que garantiza que el suelo esté listo para las plantas de primavera y verano. Sin embargo, la zanja acumulará los nutrientes del suelo en cualquier época del año.

¿Cuánto hay que esperar para poder usar el compost?

Por supuesto, la razón principal detrás de crear una fosa de compost es mejorar la calidad del suelo para la futura siembra, por lo que es posible que se pregunte cuánto tiempo se tarda en poder usar el compost o en plantar en un área que ha sido zanjada.

Como se mencionó, uno de los únicos aspectos negativos que viene con una zanja de compost es que los materiales pueden tardar más en descomponerse.

Convencionalmente, usted debe esperar varios meses antes de poder usar el compost o la zanja. Si usted hace una fosa de compost en un área que tiene suelo bien drenado y rico en humus, puede esperar que tome alrededor de dos a tres meses en estar lista. En suelos mal drenados, este proceso puede extenderse incluso hasta un año.

Método tradicional de hacer una zanja de compost

Como se mencionó, una fosa de compost es el método de enterrar los residuos orgánicos caseros directamente en el suelo del huerto o jardín. Este es un proceso mucho más simple que los métodos tradicionales de compostaje y permite a los jardineros incluir una mayor selección de desechos de cocina.

De hecho, una zanja de compost evita muchas de las partes no deseadas del compostaje tradicional como olores, atraer insectos, atraer roedores, etc. Lo más importante, todo lo que realmente se necesita para hacer este proceso es una pala.

La forma más común para aplicar este método de compostaje es cavar una zanja de aproximadamente 12 a 18 pulgadas de profundidad por 12 a 18 pulgadas de ancho. Rellene la zanja con desechos del patio, hojas, y los desechos de comida hasta el nivel de la superficie. A continuación, cubra los residuos con el tierra y comenzará el compostaje.

Después de unos meses, puede usar la tierra para su huerto o puede plantar directamente en la propia zanja. Este proceso se puede repetir en varias áreas del patio una y otra vez. Sin embargo, es importante recordar la ubicación exacta de estas zanjas, ya que este estilo de compostaje lleva algún tiempo.

Fosas de compostaje menos invasivas

El único problema que muchas personas tienen con este estilo de compostaje es que puede ser invasivo. En promedio, no se recomienda sobrecargar el suelo, ya que demasiada labranza puede alterar la vida del suelo del patio. Por suerte, hay opciones menos invasivas que pueden lograr el mismo resultado general con sólo un poco más de trabajo de su parte.

Una manera de hacerlo de manera menos invasiva es crear una zanja más delgada pero profunda moviendo una pala hacia adelante y hacia atrás por una línea en el área del patio.

Luego, mezcle los restos de comida que espera compostar arrojándolos al procesador de alimentos o a la licuadora. ¡Las cáscaras de huevo molidas también se pueden añadir a esta mezcla para añadir calcio extra a su suelo!

Luego, vierta los alimentos mezclados en esta zanja más pequeña y cúbrala. Este es un proceso menos invasivo y parte del trabajo de compostaje ya ha comenzado mezclando los alimentos.

¿Qué artículos se pueden poner en la fosa de compost?

La belleza de una fosa de compostaje es que permite que prácticamente cualquier resto de cocina se composte eficazmente. Sin embargo, hay algunos materiales que pueden ser muy beneficiosos para un huerto o jardín y proporcionar aún más nutrientes. Algunos ejemplos de estos son:

  • Cáscaras de huevo – Las cáscaras de huevo trituradas pueden mejorar el drenaje del suelo y agregan calcio que puede promover el crecimiento de las plantas. Para añadir cáscaras de huevo al compost, simplemente lávelos, séquelos y luego aplástelos en trozos más pequeños. Un procesador de alimentos o molinillo de café también se puede utilizar para triturar las cáscaras de huevo en un polvo fino que se descompone aún más rápidamente.
  • Residuos de café – Los residuos de café son algo que la mayoría de la gente tira a diario, pero pueden ser muy útiles para el compostaje. Esta es una gran adición en áreas de plantas amantes de los ácidos como rosas, arándanos, hortensias, etc. Además, esta es una gran manera de repeler babosas y caracoles, ya que tienden a evitar el olor del café. También atrae lombrices de tierra.
  • Cáscaras de banano – No se recomienda tirar una cáscara de banano entera en la fosa de compost. Al menos debe cortarse en trozos más pequeños de antemano. Una vez descompuestos, agregan potasio, calcio, magnesio y otros nutrientes al suelo.
  • Cáscaras de verdura – Estos desechos son a menudo abundantes y se pueden agregar a la zanja de compostaje. Esta es una manera fantástica de reutilizar algo que de otro modo sería enviado al basurero.
  • Cáscaras de cítricos – Estos se pueden agregar a las zanjas como una manera de proteger a cualquier gato no deseado de su huerto o jardín. Como la mayoría de los jardineros saben, a los gatos les encanta cavar en los patios, a veces incluso arruinando buenas plantas. A ellos no les gustan los olores cítricos, así que esta es una buena forma de repelerlos.

¿Qué artículos deben evitarse?

Como se mencionó, prácticamente cualquier residuo de cocina se puede añadir a una fosa de compostaje, pero algunos artículos deben evitarse o utilizarse con precaución. Estos incluyen:

  • Ceniza de carbón o carbón – esto puede ser perjudicial para las plantas.
  • Grasa, aceite, etc. – esto puede atraer plagas y crear olores.
  • Huesos y restos de carne o pescado – estos se pueden añadir al compost, pero deben hacerse con mucha moderación.
  • Recortes de patio que tienen pesticidas – si los pesticidas se han utilizado en su patio en algún momento, evite poner cualquiera de estos recortes. Estos productos químicos se pueden propagar a las plantas.
  • Desechos de perros y gatos – estos pueden contener parásitos, bacterias, virus, etc. que pueden ser peligrosos para los seres humanos.
¡Gracias por compartir!